Sobre revoluciones y cambio social

SOBRE REVOLUCIONES Y  CAMBIO SOCIAL

revolucion.roto

“Nos hicimos visibles cuando salimos a luchar socialmente”

Un amigo dice que lo que toca ahora es hacer la revolución. No sé si es su propósito de año nuevo, aunque lo sea, quizá no le falte razón. Su afirmación me da que pensar y me pregunto: ¿Qué entendemos por revolución? ¿se dan las condiciones personales y sociales en la actualidad para proponer cambios sociales revolucionarios? y lo más importante, ¿estamos dispuestos personal y colectivamente a protagonizar dichos cambios o lo decimos en los bares porque queda bien y es “cool” el terminó de revolución?. Veamos.

En la actualidad se teme a las revoluciones sociales porque se relacionan con hechos violentos. Es cierto que la historia ha mostrado que muchas revoluciones nunca acabaron como  los revolucionarios soñaban. Actualmente mucha parte de la población española ya no sueña con revoluciones. Más bien las teme.

Igual que tememos el uso de la violencia en los procesos de cambio revolucionarios también podríamos ver el vaso medio lleno y no medio vacío.

Tenemos que decir también, alto y claro, porque es justo y cierto decirlo, que la historia aporta procesos revolucionarios donde el uso de la violencia fue  mínimo o ni si quiera existió, veasé los ejemplos de la India de Ghandi, la Dinamarca-frente a la invasión nazi, Checoslovaquia frente a la ocupación  del Comunismo Soviético, La Revolución naranja en Ucrania, La caída del Apartheid en la Suráfrica de Mandela, ..etc,  por citar algunos ejemplos rápidamente.

Por lo que , en lugar de instalarnos en los temores y los miedos lógicos y humanos  que nos hacen evitar y no afrontar la realidad social y sus momentos de crisis y cambio, podríamos instalarnos individual y colectivamente en la confianza  que nos da el ser protagonistas de la acción colectiva, ya que los hechos sociales de la historia, los menos contados eso si, también están construidos por cambios sociales revolucionarios noviolentos.

Podemos decir con riesgo de ser simplistas que los cambios sociales revolucionarios implican 3 o 4 grandes características:

1. Son cambios fundamentales, globales, que afectan al núcleo de orden social de toda sociedad. (No son reformas. Con reformas de leyes no se revoluciona nada).

2.Son cambios donde se protagoniza por grandes masas de ciudadanos movilizados, ciudadanos que abandonar su bienestar individual por la movilización y la lucha social de base. Actuando de forma organizada desde un movimiento social articulado y organizado desde la base de la ciudadanía.

3. Y como hemos indicado antes, son cambios donde algunas revoluciones han implicado el uso de la violencia y la coacción, pero hay ejemplos de procesos de cambio revolucionarios con métodos y herramientas noviolentas eficaces y de gran alcance . Este punto es por tanto muy debatible. La pregunta de debate es: ¿qué método es más eficaz en un proceso de cambio social revolucionario?.

4. Quizá hay una cuarta característica que desde el saber sociologico es importante destacar. Y es que los cambios revolucionarios son IMPREDICIBLES. Es decir son cambios sociales de dificil previsión. Lo cual dificulta su planificación social. Es una manifestación rupturista imprevista, movida por el impulso social del indignado y oprimido, pero que se auto-organiza durante su desarrollo. Quizá un indicador que nos puede señalar que pudiera ocurrir un proceso de cambio social revolucionario es que siempre ha venido precedido de un uso de la represión por parte del poder.

A pesar de lo impredicible de un proceso de cambio social revolucionario, podemos confirmar que en la actualidad estamos en un momento de permanentes cambios decisivos. La importancia de esta crisis global que estamos sufriendo nos delata que estamos en este momento de cambios decisivos. A esto hay que añadirle que el poder gobernante ha decidido usar políticas cada vez más en aumento de represión y el control social hacia la ciudadanía, recortando derechos sociales y civiles conquistados generando un aumento del nivel de tensión y de la conflictividad social para abordar este periodo de cambios decisivos.

Por todo ello, como decíamos al inicio, quizá es un buen momento de preguntarnos, a la luz de ese comentario de mi amigo,  si estos cambios decisivos que estamos viviendo : ¿se quieren abordar  profundizando en ellos y cambiando de forma profunda o simplemente se abordan con meras reformas de más de lo mismo?; ¿podemos seguir evolucionando como sociedad con los cambios que se nos están vendiendo desde el poder o necesitamos de unos cambios más globales y profundos?. Tendríamos que preguntarnos: ¿si vemos la necesidad, si tenemos el interés individual y colectivo de optar por un cambio social profundo o nos vale con un mero cambio superficial, de reformas para seguir adelante y evolucionar?.

Según lo que nos respondamos, y si afirmamos, como afirma mi amigo, que hay que hacer la revolución, estaremos optando por afrontar estos cambios decisivos de forma más profunda y global, yendo a la raíz de los problemas.

Si optamos por abordar desde una idea de cambios social revolucionario, seguidamente nos tendremos que preguntar con sinceridad si pensamos que: ¿tenemos las motivaciones necesarias para lanzarnos a protagonizar y participar de procesos de cambios sociales revolucionarios? ¿Somos capaces de organizarnos colectivamente en un movimiento social de masas y de base que lidere un proceso de cambio social revolucionario?, es decir ¿queremos luchar y movilizarnos socialmente , organizarnos colectivamente y de base para conseguir un cambio social profundo?;  ¿estamos dispuestos a dejar aparcados nuestros intereses y bienestar social individual para dedicarle esfuerzo, tiempo, energías y ganas en protagonizar un cambio social revolucionario?

Los inicios de año son buenos para hacernos preguntas y marcarnos propósitos.  Es un buen momento de actuar congruentemente en relación a lo que nos respondamos en estas cuestiones. Es un buen momento para que la afirmación de mi amigo no la dejemos en mero discurso de bar, de tertulia familiar, de reflexión bloguera.

“Yo en patas y hambreado soy la violencia

y ellos armados hablan de paz.”

“No existe mayor violencia que la paz que nos pone de rodillas.”

(Rafael Amor)

http://wp.me/P306CL-2L

revolucion.roto

Anuncios

2 thoughts on “Sobre revoluciones y cambio social

  1. Interesante reflexión, Tito.
    Me gustaría, con tu permiso, incorporar a la misma un par de ideas.

    La primera sobre el uso del lenguaje.
    El poder, hoy y aquí la derecha, ha aprendido algo muy importante y peligroso que es la utilización e incluso perversión del lenguaje para imponer sus intereses. A fuerza de reiterar el uso de ciertas palabras ha conseguido cambiarles el significado y por lo tanto la reacción tanto emocional como intelectual ante las mismas. (Sirva de ejemplo el significado que está adquiriendo la palabra austeridad en estos días, por no profundizar en el término libertad que llena la boca de los ultracapitalistas autodenominados liberales) Desde el contrapoder no queda más remedio que escapar a esta manipulación. La verdad no cambia porque se llame de otra forma. Es por ello por lo que creo interesante reflexionar sobre nombrar con formas nuevas a las cosas de siempre, para evitar tener que dar explicaciones o justificaciones sobre lo que no es lo que queremos transmitir. En este sentido, la palabra revolución en un contexto político general, no se asocia a cambio de paradigma social, sino a revuelta, conflicto, desorden, que si no tienen por que ser malos, provocan poca adscripción. La izquierda revolucionaria, para serlo, necesita r-evolucionar también su lenguaje para escapar de la estigmatización que potencia el poder para controlarla en su minoría no amenazante. Debemos ser creativos para jugar en nuestro campo.

    En segundo lugar, sobre el cómo se producen los procesos revolucionarios.

    Es también frecuente asociar revolución a transformación radical efectuada en un periodo relativamente breve de tiempo. Hay otras revoluciones más silenciosas que llevan a lugares y situaciones completamente diferentes a las que la precedieron, y los cambios se producen poco a poco, sutilmente (o a veces no tanto) dirigidas bien por el poder, bien por grupos de presión. (Los grupos de resistencia, desde mi punto de vista, lo único que obtienen es aminorar los cambios, no producirlos en una dirección nueva) Para este último proceso no es necesario el estallido social, la tensión acumulada, sino n análisis desde el dolor, la confianza en unas ideas, la fe en un proyecto, las voluntades necesarias y una adecuada acción-comunicación. (sirva la metáfora de la rana y el agua hirviendo)
    No quiero enrollarme más… espero haber contribuido positivamente a tu mensaje. Un fuerte abrazo.

    • Chaval!!..tu tienes mi permiso para lo que sea. Estoy completamente de acuerdo con tus dos ideas. Es más son complementarias y dan respuestas a las cuestiones que lanzo en mi breve reflexión. Quizá ahora más que nunca debemos re-apropiarnos de los conceptos que los ultraliberales/neoconservadores/neoderecha nos han arrebatado. Desde el concepto de paz, revolución y cambio social derechos humanos, violencias, conflicto..etc. en fin, toca reiventarse porque “cuando teníamos las respuestas nos cambiaron las preguntas”, pero eso es otro post…jjje!..feliz año amigo, a ver si nos vemos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s