En memoria de José Luis Sampedro

Sampedro debió morir a gusto viendo que antes la palmaba la “supuesta dama de hierro” (M.Thatcher) que yo la llamaría más bien la “sumisa dama del neoliberalismo”. La que nos quiso vender, y algunos la creyeron, que los mercado nos traerían la salvación. Yo díría, como Sampedro, que lo que aseguró la inglesita fue más bien la salvación de los poderosos.

” El mercado está en manos de los poderosos. Dicen que el mercado es la libertad, pero a mí me gustaría saber qué libertad tiene en el mercado quien va sin un céntimo. Cuando se habla de la libertad hay que preguntarse inmediatamente: ¿la libertad de quién?” (Sampedro en 2010)

Aunque se haya ido uno de los nuestros (así le siento yo), ahí queda su gran legado. Aprovechémoslo, es nuestro deber.

Gracias por haber existido SamPeter!!

forges.Sampedro

Anuncios

2 thoughts on “En memoria de José Luis Sampedro

  1. ¿Dóde está mi comentario? ¿por quë se ha perdido? Media hora hablando con este amigo ¿Dónde te lo has llevado? ¡Maldita sea

  2. Bien mereces algo más largo y profundo, pero soy corto y de ducha más que de marejadas. Tendrás muchas cosas hoy además del encuentro de Forges (unas leccioncitas a tu anfitrrión nos vendría bien, auque él te diga que lecciones ya has dado bastantes a los terrícolas, y que te mereces un descanso eterno. -No te olvides que fuiste humanísimo:ora pro nobis).

    Eran los días del setenta y muchos. Me correspondió impartir Historia en el Cursolas de C.O.U. (reforma de Villar Palasí) y me tocó tratar los temas de los ciclos de Kondratief (¿?) ,las huelgas, las depresiones económicas y cosas así. Alguien me aconsejó que leyera la colección “Que sais-je?” , y por ese camino de preguntar, supe algo de tí y me sedujiste con tu lenguaje, con el contenido y con las formas. Te seguí a distancia, y ya no perdí el camino. Tengo a mano tu sabroso diálogo con C. Taibo. Lo he sacado para recordarte a ratos y asi seguiré unos días más. Leí también alguna novela tuya… la bibliotecaria del palacio de Aranjuez: tu padre médico y tu conocimiento de ese pueblo. Supe en un buen momento junto a los molinos de Mota del Cuervo, de tus éxitos con Octubre, Octubre, pero entonces no pude leerte y te recuperé despues con La Sonrisa etrusca”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s