Igualdad de oportunidades, igualdad de posiciones y el ministro Wert

desigualdadLa polémica de la semana pasada sobre la subida de las notas que quiere aplicar el señor Wert  para acceder a las becas de estudios universitarios ha suscitado muchos ríos de tinta y desde el espectro progresista y de izquierdas se le ha acusado y acusa de ser una medida que se carga la igualdad social, la igualdad de oportunidades. Se le ha acusado al ministro que con tal medida que solo piensa en el mérito académico y no en más factores en los procesos educativos de las personas. Y es verdad tal acusación. El propio ministro reconoce querer potenciar la supuesta “meritocracia” académica en exclusiva.
Estoy profundamente  de acuerdo en que la medida de señor Wert potencia de forma notable la exclusión  de una parte muy importante  del lado de alumnos que, vaya casualidades, principalmente es de clase social media y media-baja. Aunque el Señor Wert lo niegue, ahí están los datos, su medida dejaría  fuera a un sector importante de alumnado que es de esta clase social.

¿Y por qué ocurre esto con este sector del alumnado?. ¿Es una simple coincidencia estadística?. Pues no. Porque no basta con facilitar el acceso a las becas, que se quiere cargar el señor Wert, porque es lo suyo que todos tengamos acceso al estudio superior universitario, pero lo más importante no es solo la oportunidad de tener ese acceso, que ya lo es y mucho, sino que la brecha que existe hoy en día de forma cada vez más notoria entre las personas que estudian en unos barrios más empobrecidos, en una escuela pública precariezada y recortada, y las personas que estudian en barrios más acomodados/ricos en escuelas concertadas o privadas, debería tender a desaparecer y no esta ocurriendo eso sino todo lo contrario, con las políticas que están aplicando Wert y sus amigos en el gobierno.

El señor Wert no solo potencia la desigualdad de oportunidades sino que también machaca la igualdad de posiciones, al no tener presente desde donde parte cada persona, su socialización, para poder sacar una nota u otra. No es el mismo esfuerzo personal ni académico el de la persona que se socializa en una posición social acomodada o rica que el de una persona de una posición social empobrecida o precariezada.

Lo primero es empezar igualando las posiciones sociales y  después ir igualando en oportunidades. Mi concepto de justicia social no es solamente que los hijos e hijas de los obreros/as tengan el derecho de ser ejecutivos como los propios hijos/as de los ejecutivos sino que se debe poner antes en cuestión la brecha que existe entre la posición social de los obreros y de los ejecutivos.

El mérito académico no es resultado de un esfuerzo personal únicamente ni en un porcentaje elevado siquiera. La estructura social desde donde parte cada cual para desarrollar su mérito académico es tan importante o más en la influencia del resultado final, en este caso el escolar.

La medida de las subida de notas para obtener una beca para estudiar en la universidad del señor Wert ni potencia ni tiene en cuenta la igualdad de oportunidades, ni mucho menos la igualdad de posiciones sociales. Más bien potencia la desigualdad de oportunidades y lo que es más grave, dispara aún más la desigualdad de posiciones sociales.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s