La urgencia de la lucha de clases

BQwZG-5CcAAnNgm.jpg:largeYa no se puede esperar más. Todo el tiempo que dejemos pasar es tiempo de derrota social. Lo pagaremos bien pagado en un futuro no muy lejano. Ya lo estamos haciendo.

No es que nos estén apretando la tuerca, es que nos están golpeando en la misma cara, nos hacen sangrar y nos quedamos noqueaos, como atontados, sin reaccionar. ¿Qué pasa?, ¿estamos buscando la toalla para arrojarla al suelo y darnos por perdidos?.
La semana pasada fue otro golpe directo en la cara de la clase trabajadora,de la clase obrera española. del 78% de la sociedad española. Fue un golpe directo a la cara de la mayoría de los españoles y españolas. Esta vez no vino de Europa, sino del otro tentáculo de este “pulpo capitalista salvaje”, el FMI. Su directora, Christine Lagarde esa misma que gana 380.000 € pide a España que se bajen los sueldos un 10%.   A la Madame, Lagarde le da igual que en España el 68% de las personas vivamos con menos de 1200 euros netos, que el salario medio en España esté por debajo de los 1000 euros netos/mes. A la Madame se la sopla que en España haya un 22% de personas que viven bajo el umbral de la pobreza. A la Madame le resbala y mucho que el número de personas protegidas por convenios colectivos que en 2008 estaba en 12 millones y hoy hay bajado a menos de la mitad. Se la sopla que en este país  los salarios de la mayoría de los trabajadores ya han retrocedido lo suyo en los últimos años, muy especialmente los de aquéllos que perciben ingresos medios y bajos; no sólo han caído los salarios reales, sino que también lo han hecho los nominales. Le importa un bledo que el porcentaje de asalariados que viven en situación de pobreza ha aumentado, al tiempo que se ha disparado el número de contratos precarios. A Lagarde esto le importa bien poco.

La receta de la Madame Lagarde, es lo de siempre, que paguen la crisis la clase trabajadora. Mientras se nos pide estos recortes salariales nos enteramos que se prevee dar más crédito a la banca, nos enteramos que las grandes empresas en el último año han sacado beneficios de forma cuantiosa. ¿Qué necesitamos más para movilizarnos más radicalmente?.

Son los ricos y sus estructuras, su Europa, su banco central, su comisión Europea, la gran banca, los gobiernos alemanes y españoles,  y ahora su FMI. Todas sus estructuras para defender los intereses de unos pocos, el de las oligarquías, el de las clases ricas y alto burguesas que han encontrado en la crisis la gran oportunidad de quitar, arrebatar a la población la riqueza que produce. Así además de cubrir los costes de la crisis que han generado  a la vez van abriendo nuevos espacios de negocio capitalista debilitando al máximo lo público para seguir manteniendo y aumentando la desigualdad social y no perder el poder de su posición social. De su clase social dominante y explotadora.

Por usar el símil del fútbol, nos piden jugar la partida sin portero para así facilitarles su capacidad goleadora. Pues no solo estamos jugando sin portero sino que estamos haciendo la portería enorme para que nos metan un gol cada segundo. Eso es lo que nos pide la Madame Lagarde.

Tenemos que recuperar los discursos y las prácticas de clase social. Sí esos que están mal vistos no sé porqué en este país, como si las clases sociales no existieran. Porque en este país la clase media esa en la que nos gustaba auto-engañarnos diciendo que todos somos de la clase media, pues un porcentaje muy alto de esta clase social es trabajadora y obrera y sufre estos golpes brutales, con esta crisis lo estamos viviendo.

Hay que hacer desde ya la praxis, la práctica de los discursos de clase. Antes que nos sigan golpeando tenemos que prever y anticipar respuesta. Antes de jugar sin portero poner muchos arqueros y hacer la portería más pequeña. Es urgente recuperar la lucha social de clase. Ya. Pero que no nos manipulen porque lucha no es sinónimo de violencia. Que no nos confundan y no nos confundamos. Parece que cuando hablamos de lucha de clase social estamos hablando de matar a alguien. Lo que queremos es matar estructuras opresoras y violentas, no democráticas, y a la vez transformar a las personas, aunque esto último sea más lento, no hay que perderlo de vista en nuestra práctica de lucha.

Ellos defienden sus intereses con toda la brutalidad del mundo, con más respuesta policial-militarista. El gobierno español muestra su medida para abordar esta situación: aprueba nuevos juguetes para la policía-militarista antidisturbios. Para eso si hay dinero. Se ha pasado de gastar 173.670 euros en 2012 a 3,26 millones en 2013, o lo que es lo mismo se ha multiplicado por 18,7 el dinero destinado a reprimir la lucha social, la movilización social.

Podemos y debemos luchar. Se puede luchar socialmente desde una lucha noviolenta  efectiva y real. La acción directa noviolenta y la desobediencia civil son las herramientas a usar. Aunque seré sincero, no me voy a rasgar las vestiduras si a la hora de la práctica, la lucha social es  por métodos violentos porque ante la violencia brutal que llevamos años sufriendo es entendible que puedan darse respuesta de lucha así. No es mi método pero sí es mi fondo.

Lo  que hay que fomentar no solo es el análisis teórico sino la práctica de la lucha social de clases. Es lo que toca. Porque nos están ganando por goleada, nos están noqueando. Hay que levantarse y luchar. Es urgente.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s