20 años de resistencia popular en Chiapas: el EZLN

1526566_10202158072586800_2050652367_nEl pasado 1 de Enero del 2014 se cumplieron los 20 años de uno de los levantamientos postmodernos  más significativos llevados a cabo por una población civil. Es lo que se llamó y se llama la revolución zapatista de Chiapas. Fue ese 1 de Enero del 1994 como a través del Ejército Zapatista de Liberación Nacional (EZLN), que ya llevaba diez años de existencia,  cuando la población civil indígena de México  decidió alzar su voz de forma organizada. Decidió visibilizarse. Decidió empoderarse como población civil.
Aunque se llamara ejército, y es verdad que usaron armas para su resistencia al neoliberalismo del gobierno existente, su propósito no era derrocar al gobierno por las armas sino levantarse y alzar la voz de los más pobres (la mayoría) del país, para así después con la fuerza de la palabra ir haciendo esa revolución diaria que aún continúa en México, y que es que su población indígena fuera considerada y no ninguneada en la vida política del país.

Prueba de que las armas fueron lo secundario, fue que su enfrentamiento armado duró 12 días en la Sierra de Lacandona. Después el aspecto civil de este EZLN fue el que guió la lucha. Un indicador claro fue la Marcha por la Dignidad Indígena que en 2001 a travesó México para generar un debate social por toda la sociedad Mexicana que por primera vez en su historia, tuvo que atender a la palabra serena y digna de la población indígena, su población más pobre y olvidada del país. Además el EZLN se sale del marco común de todo ejército militarista, ya que su estructura organizativa es horizontal, donde las decisiones se toman por consenso y no de forma jerárquica, en grupo y donde no hay un mando único, sino que la cabeza visible no era comandante sino subcomandante y no tenía capacidad de mando ni de orden.

El fin no era ganar prestigio y poder como organización armada. El fin era y sigue siendo levantar la voz de la población indígena de México que es la mayoría de la población del país, pobre y olvidada.

Detractores, incrédulos y boicotadores de este alzamiento ciudadano de hace 20 años lanzan ahora la pregunta de siempre: ¿Y para qué sirvió esa movilización social y qué consiguió?

Como nos indica Francisco Javier Mina (miembro de la Plataforma de Solidaridad con Chiapas): ” en estos 20 años de rebeldía, las comunidades zapatistas han conseguido construir un sistema de autogobierno indígena basado en el principio de “mandar obedeciendo”. En este sistema todas las autoridades son elegidas por el pueblo, pero ninguna elección se hace a través de partidos políticos, los cargos siempre son rotativos y nunca tienen carácter remunerado. Han desarrollado un sistema de salud y educación propios. Cientos de escuelas y decenas de clínicas funcionan en la selva Lacandona sin haber recibido nunca dinero del gobierno municipal, estatal ni federal. Han construido algo más que un enorme espacio de resistencia al neoliberalismo y sus consecuencias. Han construido un espacio de creatividad, donde los pueblos organizadamente tratan de construir otras relaciones, otra sociedad, otro mundo.

Todo esto se ha construido con el esfuerzo de los pueblos indígenas, que tratan de construir un país y una modernidad donde acceder a la salud, la educación y el bienestar no suponga renunciar a su carácter de pueblos originarios; donde salir de la pobreza no suponga abandonar su lengua, su religiosidad ni sus costumbres; donde ser indígena no sea sinónimo de marginación, sino de dignidad.

En estos años se han realizado importantes avances en la liberación de la mujer en las comunidades zapatistas.Como han reconocido las propias autoridades zapatistas en más de una ocasión, aún falta camino por recorrer, pero lo cierto es que hoy hay mujeres que son autoridades de sus pueblos, educadoras o promotoras de salud, y esto era absolutamente impensable antes del levantamiento armado…”

Es verdad que estos 20 años las comunidades índigenas han contado con el apoyo de otros pueblos y movimientos ciudananos del mundo. Y esto ha hecho que su lucha sea más solidaria y eficaz.

Su propósito sigue siendo el mismo, empoderar al la población originaria de México e ir creando un mundo más justo y donde todos y todas quepamos sin exclusión alguna. Que nos sirva de ejemplo su lucha y resistencia para transforma realidades opresoras e injustas.

Anuncios

One thought on “20 años de resistencia popular en Chiapas: el EZLN

  1. Vaya, interesante. No conocía esto. ¿Y dónde se sitúa el germen de ese levantamiento? ¿qué fue lo que hizo que ellos se levantaran, reaccionaran así, que su levantamiento evolucionara de un modo tan fructífero? ( Por contraposición a los miles de grupos oprimidos que no salen de la sumisión)?¿qué hizo que lo suyo funcionara? Supongo que son preguntas que no tienen una respuesta obvia, pero no puedo evitar hacérmelas, y más a día de hoy.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s