Boicotear al fútbol capitalista. Boicotear el mundial.

YDvILkoHoy empieza otro mundial de fútbol. Hoy vuelve el capitalismo a legitimarse usando el fútbol. Recuerdo cuando me aficioné al fútbol. Mi padre, gran futbolero, me lo contagió contándome esas historias de ese equipo, el athletic de bilbao de 11 aldeanos que su delantera: Venancio, Panizo, Iriondo, Zarra y Gainza era conocida por todas las regiones de España. Y era conocida, no por sus ventas de camisetas, no por sus marcas de ropas, no por sus abdominales, no por sus anuncios de televisión, sino porque simplemente corrían como liebres y eran eficaces en eso de meter la pelotita en la red. La gente no le daba más transcendencia que eso, correr y meter la pelotita a la red. Se les aplaudía y punto. Esa delantera del athletic de bilbao tan popular, que jugaban con la gente de su tierra, quizá eso fue lo que me sedujo de ese equipo, no vivía del fútbol. Compartían el fútbol con los demás y con otros oficios. Eran épocas donde para ir a un mundial incluso había que poner de tu bolsillo para pagarte viajes y desplazamientos.

Más tarde el fútbol fue olvidándose de su esencia como deporte de forma cada vez más rápida. Fue abrazándose al poder económico-capitalista, al poder de los gobiernos y al poder mediático de los grandes medios de comunicación de masas. En las últimas dos décadas el fútbol ya ha perdido lo poco que tenía de deporte. Capitalismo y fútbol ya son la misma cosa.

El mundial de Brasil quizá sea el mundial de la historia de fútbol donde más y mejor se está visibilizando que el capitalismo y fútbol la misma mierda es. Esta visibilización es gracias a que la sociedad brasileña se está movilizando y luchando para que  salga a relucir lo que muchos  ya sabemos pero que cuando rueda la pelotita nos olvidamos como si nos anestesiaran. A los grandes medios de “establishment” no les queda otra que sacar a relucir las protestas ciudadanas, y es que el fútbol no nos da de comer  a la mayoría, más bien como se ve, en Brasil  quita y expulsa a los más débiles y vulnerables.

Brasil no es solo una campeona en mundiales de fútbol (ha ganado 5 mundiales), sino que también  tiene un índice de gini 5,5  (ese indicador social que nos mide el nivel de desigualdad social y pobreza de un país) que le sitúa entre los países campeones en desigualdad social y pobreza. Lula y su gobierno que generaron tanta ilusión cuando cogió el poder vendieron que el fúlbol de élite ayudaría a reducir este índice de Gini, esta desigualdad y erradicar las bolsas de pobreza en su país. Lula defraudó con su apuesta y estrategia de solicitar el Mundial capitalista. Su partido de los trabajadores equivocó a favor del patrón. El fútbol es capitalismo y del salvaje y nunca reducirá la desigualdad sino todo lo contrario la incrementará. Así ha sido siempre y así lo será. No tiene límites.

Para que no se vea ese fracaso, en Brasil, unos, el gobierno brasileño y otros, la FIFA, intentan estos días invisibilizar la pobreza en Brasil, militarizando los barrios pobres, expulsandoles, desahuciando, así es como genera “bienestar”  el fútbol capitalista expulsando a las clases populares y pobres porque no tienen cabida en su espectáculo deportivo.Y la FIFA haciendo que sus selecciones no hablen de la situación social de Brasil y que repitan y repitan, su casta de futbolistas,  la retahíla de que el fútbol es una cosa y la política es otra y que ellos vienen a jugar nada más.

Acogiendo el término que el partido PODEMOS hace de su análisis de las élites políticas de nuestro país lo podemos aplicar al fútbol capitalista actual sin problemas. Los futbolistas de élite son una CASTA. Viven al margen de la realidad social porque la estructura del fútbol capitalista les prepara para ser esa casta deportiva. Desde pequeños en escuelas de club de fútbol elitistas les preparan para ser castas. Nadie de esta Casta se posiciona, se rebela. Nadie dice juego gratis. Nadie de esta casta renuncia a cobrar primas multimillonarias llevando como seña de identidad el nombre de un país como España donde una cuarta parte de su población esta sumida en la pobreza. Nadie de esta casta dice no voy a un mundial porque no juego en un país donde su sociedad lo está pasando fatal y  está pidiendo al mundo que se paralice este evento. Curiosa contradicción. Nadie a lo largo de la historia ni futbolistas, ni dirigentes nadie ha cuestionado al fútbol capitalista. Es pedir peras al olmo. Porque esta casta futbolista se les ha educado muy bien para servir a su patrón.

Ya no es la ética protestante el espíritu del capitalismo como escribió el sociólogo Weber, ahora es la pasión futbolera la base del espíritu capitalista. Eso lo saben los patrones del fútbol capitalista y su casta de futbolistas para que les legitimemos.

Pero como en todo el poder lo seguimos teniendo nosotros y nosotras, porque se basan en nuestro consumo, es lo único que les interesa, porque es lo que les mantiene como poder y como casta. Por lo tanto si no pagamos ni de forma directa comprando entradas, camisetas o indirecta viendo partidos de fútbol, no les mantenemos su estructura capitalista.

Para los que amamos este deporte nos costará un poco más pero todo es posible si nos ponemos a ello. Brasil es un buen momento. Su sociedad nos lo pide con gritos de desesperación. Nuestra pasión debe orientarse a apoyar la justicia social en Brasil y no a apoyar a una selección de fútbol que solo piensan en sus intereses personales.

La sociedad brasileña nos pide apoyo contra el fútbol capitalista y su casta deportiva. Debemos escucharles y apoyarles. Debemos boicotear en la medida de nuestras posibilidades desde aquí ese evento de fútbol capitalista. Ir poco a poco generando una cultura popular del fútbol para acabar con esta estructura  y su casta deportiva.

En definitiva, si amamos al fútbol como deporte, como lo que hacían esos aldeanos de bilbao, deberíamos intentar  recuperar el fútbol de aldea, que es el fútbol de base pero no para formar élites ni castas deportivas sino para simplemente jugar al fútbol y disfrutar hasta que el cuerpo aguante no hasta que me paguen más. Porque el  fútbol como deporte es simplemente eso deporte y no vale más que: dos toques, balón a la banda, centro y remate. No hay más, que no nos engañen.

dfEKNfd

 

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s