Modelo machista de resolución de conflictos

A continuación reproducimos el artículo del profesor y Dr. Miguel Lorente que viene bien muy tenerlo presente  a raíz de los últimos episodios de conflictividad que hay entre el gobierno de Cataluña y el gobierno de España.

El modelo machista para resolver los conflictos entre dos partes basa su estrategia en generar más conflicto, no en el diálogo ni en el consenso.

El planteamiento es sencillo y surge de la construcción patriarcal de la cultura y de la sociedad que tenemos como consecuencia. Esta construcción toma como referencia universal lo masculino y sitúa a los hombres en una posición de superioridad respecto a las mujeres, de manera que establece la desigualdad de género como esencia de estructuración social, y a partir de ella ha ido tomando otros elementos para extender y ampliar la desigualdad a otras circunstancias y características de las personas que forman parte de esa sociedad. El resultado es un sistema jerarquizado de poder, o lo que es lo mismo, una sociedad en la que determinadas personas por su sexo, sus ideas, sus creencias, su color de piel, su status, su origen, su orientación sexual… tienen una serie de privilegios y ventajas respecto a aquellas otras cuyas características son consideradas inferiores por esa cultura y sociedad.

Cuando se produce un conflicto entre personas en diferente nivel dentro de esa estructura jerarquizada, a quien se encuentra en una posición de superioridad no le interesa dialogar o consensuar para solucionar el conflicto, porque ha de hacerlo a partir de argumentos y razones, y puede que no las tenga o que sean menos sólidas que las de la otra parte. Por eso le interesa agravar el conflicto, avivarlo con elementos que generen más enfrentamiento para de ese modo justificarse en el uso de los instrumentos propios de su posición de poder, y que la otra parte no tiene por encontrarse en un nivel inferior.

Con esa estrategia el conflicto va aumentando hasta llegar el momento del “hasta aquí hemos llegado”, a partir del cual se pone en marcha todo el arsenal de instrumentos que guarda en su posición de poder, bajo la justificación de que el conflicto es insostenible, y como si hubiera sido generado en exclusiva por la otra parte.

Este es el modelo machista de resolver los conflictos, y el que usan los hombres desde sus posiciones de poder con las mujeres, algunos llegando a la violencia, otros a la amenaza, y otros simplemente recurriendo a la escenificación del conflicto para que la mujer entienda que debe ceder ante su autoridad. Y como son los hombres y las referencias de la masculinidad las que impregnan la cultura y el significado de lo que acontece en la sociedad, el modelo se extiende a otros escenarios bajo los mismos planteamientos de la desigualdad y el poder, como ocurre en las relaciones laborales entre empresarios y trabajadores, en las relaciones dentro de los partidos políticos y en el ejercicio de la política, en las relaciones nacionales y en las internacionales… Cualquier escenario en el que se entienda que el conflicto es un ataque a la posición de poder y un pulso a la persona que responde desde ella, el resultado será un aumento del conflicto que lleve a vencer más que a convencer.

Porque el objetivo de la resolución de conflictos bajo esta estrategia machista es doble, por un lado resolver la cuestión formal que se ha planteado, sea esta personal, familiar, laboral, política, nacional o internacional; y por otro, ser reconocido como “vencedor” y salir reforzado en su posición de poder, aunque haya sido a través de una injusticia. Lo importante es vencer y aumentar el poder.

Este modelo de resolución de conflictos habitualmente reporta muchos éxitos a quienes están esas posiciones de privilegio, de ahí su refuerzo y su permanencia a lo largo de la historia, y su extensión a los ámbitos y contextos más diversos con ligeras variaciones. Pero siempre con la estrategia de resolver el conflicto generando más conflicto.

El problema se presenta cuando el modelo se utiliza frente a quien se piensa que está en una posición inferior y no lo está, o cuando lo está pero cuenta con otros mecanismo de apoyo informal que contrarrestan en parte el poder inicial de la otra posición, pero también cuando cada una de las partes cree que está en una posición de poder, y que debe potenciar el conflicto desde su lado para de ese modo poder utilizar su “carta secreta” y todos aquellos elementos propios a su posición que le permitirían vencer sin convencer. Al final, este tipo de planteamientos son los mismos que dicen eso de que “la historia la escriben los vencedores”, por eso lo importante es derrotar al otro del modo que sea, porque después lo suavizarán y endulzaran con su relato.

Lo estamos viendo estos días en diferentes contextos, pero es obvio que el más cercano y trascendente es el “conflicto” surgido con el proceso sobre el referéndum de autodeterminación de Cataluña del 1 de octubre. Al margen de los elementos formales sobre su legalidad y las motivaciones y razones de quienes quieren votar, de sobra conocidas y comentadas, lo que se está viendo es el típico conflicto al modo machista. Una especie de pulso que, como muy bien se ha dicho estos días recurriendo a la canción de Joan Manuel Serrat, parece que están a ver “quien la tiene más larga”. Lo único que le falta es ver a Rajoy decir “por mis cojones que no se vota”, y a Puigdemont responder, “por mis cojons que votamos”. Si lo dijeran quizás se entendería todo mejor.

La prueba de que realmente se trata de un modelo machista de afrontar el conflicto es su retroalimentación, es decir, la utilización de las consecuencias que se producen como resultado de las decisiones dirigidas a potenciar el conflicto como razones para mantener el conflicto y aumentar así su intensidad. Todo lo que está sucediendo estos días con las decisiones y acciones de unos y otros se está utilizando como justificación de las posiciones iniciales, cuando son un resultado de los problemas surgidos durante el conflicto, no causa del mismo. Pero eso no importa para las partes, lo que interesa es el conflicto en sí mismo y los apoyos para que quien dirige cada una de las posiciones sea reconocido por los suyos como ese macho-alfa capaz de dirigir al grupo.

También se ha comentado, y es cierto, que si en lugar de dos hombres al frente de cada parte hubiera dos mujeres y un modelo feminista de resolución de conflictos basado en la Igualdad, la empatía, el bien común… la situación actual sería completamente diferente.

En estas circunstancias el conflicto ya no se puede resolver, pero sí se puede detener y replantear de nuevo toda la situación. Esperemos que alguien saque el lado femenino que todos tenemos.”.

(Miguel Lorente Acosta Médico-Forense experto en Violencia de Género)

Anuncios

AUDI Y LA IGUALDAD DE GÉNERO

indice

Dice Audi en el final de su anuncio de navidad 2016:

“Jugar, como conducir, no debería tener género”

A modo de breve reflexión sobre el anuncio de Audi de esta navidad

Cuando lo vi me gustó pero algo me chirriaba. Algo no me dejaba estar tranquilo. Lo vi varias veces y flipaba con la animación y las ideas de los/as publicistas de Audi. Me gustaba ese cambio de roles tradicionales de género. Espectacular las panorámicas de 3D. Y la frase final me impactó su fuerza: “Jugar, como conducir no debería tener, género”.

Pero….. aunque me gustó no terminó de dejarme satisfecho. Sentí a la vez un cierto malestar. Me pregunté ¿por qué me chirría tanto este anuncio tan chulo?. No sabía identificar ese malestar. Sigue leyendo

HACE 223 AÑOS EL MACHISMO ASESINO A Olympe de Gouges

decc81claration-satire-blog-171x300Fue un 3 de Noviembre 1793 cuando esa ilustración, moderna y francesa, la que nos trajo las libertades, igualdades y fraternidades, la que nos trajo el estado moderno base del que hoy disfrutamos, esa misma ilustración, fue la que cortó la cabeza a Olympe de Gouges. Ella fue la primera mujer que empezó el camino público y colectivo de la lucha de la causa de las mujeres. De la lucha feminista colectiva.

Mientras los hombres, hacían su declaración de los derechos del hombre y del ciudadano se olvidaron de un “pequeño detalle”, incluir a la mujer.

Sigue leyendo

DE COMO SE TRANSGREDE EL GÉNERO…

instituto-san-isidoro-sevilla-300x156DE COMO SE TRANSGREDE EL GÉNERO…un ejemplo a modo de signo de esperanza

” Los chicos no pueden llevar vestidos porque es una prenda de chicas.”-(respondió el profesor al alumno que llevaba falda)-

Desde que salimos del útero y mamamos el primer sorbo de leche materna estamos siendo ya asignados a un rol de género determinado. Roles que están basados en posiciones sociales desiguales: rol de hombre en una posición social superior al rol de la mujer.
Es todo una construcción social-cultural que nos determina la forma de ser, de estar, de pensar, de actuar, de relacionar incluso de desear.
Sigue leyendo

DIME COMO HABLAS Y TE DIRÉ COMO TE RELACIONAS Y QUE MUNDO CONSTRUYES

” No es me la folle. Es hemos follado…”

Breve reflexión sobre el lenguaje sexista….

El lenguaje construye realidad social. Esa realidad social donde llevamos a cabo nuestra vida cotidiana. El lenguaje nos construye la manera de pensar y mirar el mundo, incluso de sentir y desear. Nos lleva a comportarnos, a relacionarnos de una forma determinada, a tener actitudes, expresiones verbales y no verbales concretas.

Las estructuras sociales, dirigidas por intereses de clases dominantes (hombres, ricos, blanquitos, occidentales), construyen discursos, usan lenguajes, que mamamos desdes la cuna. El patriarcado, como estructura social que es, no lo es menos. Tienen su lenguaje que nos atraviesa, nos construye como sujetos sociales que somos. Lenguaje basado en desigualdad de poder, que en el caso del género, esta desigualdad a los hombres nos da, nos asigna, la posición, el rol superior en relación a la posición y al rol que se le asigna a la mujer. Sigue leyendo

ELLAS SON GUERRERAS, ELLOS ELEGANTES….

Un poco de la visión patriarcal de los mass-media en las olimpiadas de Brasil.

Dos formas de contar una derrota. El periodismo deportivo español ha decidido que todas nuestras mujeres deportistas con éxito son guerreras.
Curioso, una de las característica clásica del rol masculino, el ser un guerrero, se aplica ahora a la mujer.
La mujer no gana con clase, no gana por su merito y calidad gana porque es guerrera!!.
El patriarcado exige a la mujer de hoy que para tener éxito debe coger las características del rol masculino: guerrero, trabajador, no expresar sentimientos…en todo ámbito de su vida. Sigue leyendo

EL COSTE DEL MACHISMO EN LOS HOMBRES

we-can-do-itEl autor dice:

“A los tíos nos han hecho creer que debemos ser siempre los primeros y los mejores: los más rápidos en una carrera, los más graciosos de la pandilla de amigos, los que ganen el sueldo más alto de toda la familia…
..demostrar el cariño no es de ser un hombre. No hace hombre. O eso es lo que nos han metido tradicionalmente en la cabeza. En cambio, ¿qué tiene que hacer un chaval para ser considerado un machote, un tío de verdad? Pues todo lo contrario: mostrarse cuanto más duro mejor. Sigue leyendo

HOMBRES EN RIESGO 2. LA PROBLEMÁTICA SILENCIADA DEL HOMBRE. FIN DEL TALLER.

IMG-20160629-WA0008Un gustazo el haber compartido el taller con este pedazo de grupo de hombres. Estos si que son valientes!!! que se intentan revisar, cuestionar el rol asignado y construido socialmente desde su vulnerabilidad!!. Compartir el ver como se hacen conscientes de la asignación de ese rol que nos construye el patriarcado, ver su estado emocional, sus caras al inicio del taller y verlas al final no tiene precio la transformación que se ha producido. Desde un malestar explicito a unas ganas de querer seguir revisándose. Porque ese rol asignado también supone un problema para los hombres y suele ser un problema silenciado. Sigue leyendo

JEANNETTE RANKIN: PACIFISMO Y FEMINISMO DE LA MANO.

Rankin portadaUn 11 de Junio de 1880 nacía en un ranchito cerca de Missoula (EEUU) la que fuera la única entre cincuenta legisladores que votó en contra de la Primera Guerra Mundial. También la que fuera la única, como miembro del Congreso, en votar en contra de entrar a la Segunda Guerra Mundial, tras el ataque a la base naval estadounidense de Pearl Harbor en 1941, la que también fuera con sus valores pacifistas-antimilitaristas quien condujo la resistencia a la Guerra de Vietnam.

Ella era Jeannette Rankin y mostró con su vida que el pacifismo-antimilitarista y el feminismo solo pueden ir caminando de la mano para hacer de este mundo un lugar más justo y más habitable.

http://mujericolas.blogspot.com.es/2016/05/jeannette-rankin-pacifista.html

 

La foto de Brasil: EL MACHISMO, LA POLITICA Y EL TECHO DE CRISTAL….

EL MACHISMO, LA POLITICA Y EL TECHO DE CRISTAL

La foto de Brasil.

13221671_1804134033149957_5437409232167990450_n

Una foto vale más que miles de palabras. El feminismo actual ha acuñado el término “techo de cristal” que hace referencia a ese tope invisible que impide a las mujeres llegar a donde están los hombres, o dicho de otra forma, los obstáculos que no permiten la participación de las mujeres en pie de igualdad con los varones. Como define la feminista Válcarcel,  son un conjunto de prácticas y maniobras que dan como resultados que las mujeres sean desestimadas por los sistemas que eligen y seleccionan, sistemas de cooptación, que toda organización social tiene.”

Poco duró Dilma Rousseff de presidenta de Brasil, a Lula no pudieron ponerle ese techo, quizá ser hombre le daba ese plus a pesar de ser de izquierdas, o quizá que tonteo con el capitalismo acogiendo los próximos mundiales de fútbol y olimpiadas. Quien sabe.

Dilma ha sentido ese techo de cristal junto a maniobras de hombres de derechas que la han conseguido echar de la presidencia de Brasil.

Ahora Brasil abraza más machismo y más patriarcado de la manita del capitalismo salvaje neoliberal…y vendrá las olimpiadas y el mundial de Brasil en los próximos años para gustos de los machos capitalistas y para divertimento nuestro…¿casualidad o coincidencia?. La desigualdad en Brasil importa un carajo. Como importa un carajo a la comunidad internacional la manera en como han destituido a una mujer como Dilma Rousseff. A la mierda!.