Muerte de Eduardo Galeano

Se nos ha ido un referente para muchos, con sus libros y sus relatos,con los que nos enseñó a caminar hacia la utopía. Esa utopía necesaria para seguir viviendo. Gracias por haber existido Galeano.

LLORAR
Fue en la selva, en la amazonia ecuatoriana. Los indios shuar estaban llorando a una abuela moribunda. Lloraban sentados, a la orilla de su agonía. Un testigo,
venido de otros mundos, preguntó:
– ¿Por qué lloran delante de ella, si todavía está viva?
Y contestaron los que lloraban:
– Para que sepa que la queremos mucho.

Anuncios