HACE 223 AÑOS EL MACHISMO ASESINO A Olympe de Gouges

decc81claration-satire-blog-171x300Fue un 3 de Noviembre 1793 cuando esa ilustración, moderna y francesa, la que nos trajo las libertades, igualdades y fraternidades, la que nos trajo el estado moderno base del que hoy disfrutamos, esa misma ilustración, fue la que cortó la cabeza a Olympe de Gouges. Ella fue la primera mujer que empezó el camino público y colectivo de la lucha de la causa de las mujeres. De la lucha feminista colectiva.

Mientras los hombres, hacían su declaración de los derechos del hombre y del ciudadano se olvidaron de un “pequeño detalle”, incluir a la mujer.

Sigue leyendo

Anuncios

1º de MAYO: VIRGINIA BOLTEN: NI DIOS, NI PATRON, NI MARIDO.

Virginia_Bolten1º de MAYO: VIRGINIA BOLTEN: NI DIOS, NI PATRON, NI MARIDO.

Era 1895, en pleno auge del incipiente movimiento obrero, una mujer apareció sumandose a la lucha de la clases llevando la voz de la mujer trabajadora a las primeras manifestaciones obreras. Se llamaba Virgina Bolten. Tuvo la valentía de visibilizar que no solo había obreros sino también obreras. Que la mujer trabajaba también en la fábrica y en la casa. Si los obreros estaban explotados ellas estaban doblemente explotadas. Cuestionaba que si la explotación de la clase obrera la sufrían hombres y mujeres ¿Porqué solo se visibilizaba en la calle al obrero y no a la obrera?.

El capitalismo quería a las mujeres en casa. El patriarcado además las quería que estuvieran calladitas, en segunda o cuarta fila y al fiel servicio y cuidado del marido luchador y trabajador.

Tenía a todos los hombres enfrentados. A los que decían que la mujer tenía que quedarse en casa y a los compañeros trabajadores que entendían que la lucha obrera es propia de los hombres y son ellos y no ellas quien deberían liderarla.

Como siempre a las mujeres que cuestionaban no solo al capitalismo sino también al patriarcado sufriría inumerables detenciones por atentar contra el orden social y simbólico establecido.

Hija de un vendedor ambulante alemán, encabezó el 1 de mayo de 1890, la primera manifestación en conmemoración de los Mártires obreros de Chicago y fue la primera oradora mujer en una concentración obrera. Llevó a que la voz de la mujer trabajadora se escuchara con firmeza.

Su valentía y su presencia significó un hito fundamental en la lucha por los derechos de las mujeres trabajadoras y en la lucha por acabar con la desigualdad de género en los espacios de participación social.